SOBRE REFORMAS DE PISOS EN LA PLAYA

in BLOG/COSAS/PA QUE LO SEPAS by

SOBRE REFORMAS DE PISOS EN LA PLAYA – Adquirir y reformar una vivienda o piso en la playa. ¿Comprar la vivienda de tus sueños o reformar una vivienda vieja? Responsabilidades e ilusiones. Llega un instante en la vida de la gente que esto es un interrogante. Uno de los pasos más importantes de tu vida es volar del nido. Tras largos años de esfuerzo y ahorro, hay que plantearse la oportunidad de adquirir un piso o bien, hacer una reforma de un piso obsoleto o vivir de alquiler. Lo mismo da que quieras comprar una casa en Orihuela Costa que un chalet en Galapagar, es una decisión difícil.

¿Cómo hacer la reforma de una vivienda?

Es fundamental planificarlo y meditarlo todo con bastante antelación. También es sustancial hacer estos cambios de a poco suponiendo que el presupuesto no sea boyante. Lo mejor es empezar por la composición de la vivienda, para continuar con las ventanas, puertas, reformas de baño y cocina o del suelo. No hay prisa, que las prisas no son buenas y mataron al gato. Se puede comenzar con lo preciso para comenzar a vivir y luego, poco a poco se irán haciendo más cosas.

SOBRE REFORMAS DE PISOS EN LA PLAYA
¿Un piso para reformarlo?

El valor es más bajo, pero hay que agregarle lo que cuesten las proyectos y las obras. Si se hacen reformas podemos dejar la vivienda a nuestro gusto. Y podemos usar materiales e instalaciones para ahorrar agua y electricidad. En el momento de adquirir una vivienda, solemos pensar en pisos nuevos o de segunda mano, pero también vale la opción de adquirir un piso viejo pero pendiente de reforma. Es una opción de precio muy buena.

Hoy en día, la vivienda en venta o alquiler debe tener el certificado energético. El precio más económico siempre es si el piso requiere reformas. Después habrá que agregarle lo que cuesten las proyectos. En caso de una reforma integral, se puede comenzar de cero y elegir la distribución, los materiales y hasta algunas aberturas al exterior. Poner materiales e instalaciones sostenibles también es posible. Siempre es bueno utilizar criterios de sostenibilidad en materiales e instalaciones que ayuden a ahorrar agua y electricidad.

Llega un momento en que buscas una inmobiliaria y te pones a preguntar precios, y a todos y todas nos ha pasado que hemos querido vivir cerca de la playa, si es que no lo estábamos haciendo ya. Sin embargo recuerdo una temporada que viví en Seattle. Tenía buenos amigos y lo único que me hacía falta para ser un Hombre de Éxito era ser feliz. Me di cuenta que un apartamento propio no me daría la felicidad, ni aunque estuviera en la playa.

Toda mi vida había escuchado a mis padres decir que no existe mejor inversión que una vivienda. Yo discrepo bastante de eso si el dinero te lo tiene que dejar un banco. Generalmente nadie,, con la ilusión, se para a valorar los grandes riesgos. Mi intuición me decía que meterme en una hipoteca era un grave error. Y no lo hice ni lo haré. El tiempo me ha dado la razón. Mi consejo es que te compres un terreno y allí reformes la casa vieja, si existe, o te construyas tu mismo o misma una de madera, adobe o cualquier otra fórmula de autoconstrucción. O que te vayas a un pueblo y compres una de esas casas viejas de saldo que casi nadie quiere. Y la reformes. Obviamente no todo el mundo tiene un trabajo que le permita en cualquier parte. Menos mal que yo si. Por eso vivo en la playa. Aunque ya me estoy cansando un poquito del exceso de turismo.

SOBRE REFORMAS DE PISOS EN LA PLAYA

¿Comprar o rentar vivienda? Esa es la cuestión

Adquirir una vivienda, como casarse o seleccionar una carrera, es una decisión clave que va a marcar tu futuro. Tienes que comprender bien en que te estás metiendo. Si te equivocas las secuelas pueden ser mortales. La mayoría se deja llevar por mantras como que “alquilar es tirar el dinero” o que “el ladrillo siempre sube”, piden una hipoteca a lo loco y después vienen las lágrimas. Aunque cada caso es un mundo. Mis razones por las que no deberías comprarte una vivienda son que es más caro de lo que parece, no es solo el precio que pone en el cartel, tienes que añadirle el IVA, Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, Notaría, inscripción de la vivienda en el Registro de la Propiedad y luego contar con que en treinta años no te vas a ver nunca en una situación de varios meses sin poder pagar la hipoteca. Porque si esto ocurre, amigo o amiga, la bola se te va a hacer tan grande que difícilmente vas a poder pararla,,, y al final te quedas sin casa, sin dinero, y con una deuda que crece y crece de forma mágica. Yo tengo una palabra para esto, pero mejor me callo en esta ocasión.

Ahora, eso si, si encuentras un chollo cerca de la playa, adelante, haz las reformas y ahí sí que habrás invertido, porque cerquita de la costa, tener algo siempre es un valor seguro. Pero no te hipoteques a no ser que sea un préstamo pequeñito al que puedas hacer frente sin dificultades, aún poniéndote en el peor de los casos. Te he dejado algún enlace de sitios en donde puedes informarte de como reformar una casa vieja. Creo que te puede resultar de interés.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario